Remolachas cultivadas en contenedores: aprenda sobre el cuidado de las remolachas en macetas

¿Te encantan las remolachas, pero carecen de espacio en el jardín? La remolacha cultivada en contenedores podría ser la respuesta.

¿Se puede cultivar remolacha en contenedores?

Absolutamente, es posible cultivar remolacha en contenedores. Casi todo lo que se puede cultivar en la parcela del jardín se puede cultivar en un recipiente dados los nutrientes adecuados y las condiciones de crecimiento. RemolachasBeta vulgaris) son verduras de estación fría que son deliciosas tanto por sus sabrosas raíces como por sus verduras de hoja verde repletas de nutrientes.

Con su follaje a veces de color verde brillante a abigarrado, a menudo con tallos y vetas rojas, la remolacha es un vegetal colorido para crecer en el patio o lanai y el cuidado de la remolacha en maceta es simple. ¡Las remolachas se pueden plantar en primavera u otoño, o ambas para obtener una cosecha doble!

Cómo cultivar remolachas en un contenedor

En primer lugar, cuando cultive remolacha en contenedores, elija su variedad de remolacha, de las cuales hay varias opciones. Luego, seleccione una maceta con al menos 6 pulgadas de profundidad.

Llene la maceta con tierra para macetas enmendada con materia orgánica como compost. Si bien son tolerantes a la baja fertilidad, a las remolachas les gusta el suelo con buen drenaje con un pH de entre 6.5 y 7.

Propague por semilla cuando las temperaturas estén entre 50-85 F. (10-29 C.), aunque la germinación aún ocurrirá si las temperaturas son tan bajas como 40 F. (4 C.) y tan altas como 90 (32 C.). Plante las semillas ¾ de una pulgada de profundidad y, si hay espacio en la maceta o maceta, en hileras espaciadas aproximadamente a un pie de distancia.

Las plántulas emergerán dentro de cinco a ocho días o si están más frescas hasta dos semanas. Es probable que tengas que adelgazar las plántulas cuando tengan 4-5 pulgadas de alto. ¡La belleza aquí es que puedes comer las plántulas! Corte, no tire, las plántulas, lo que puede dañar las raíces de las plantas colindantes.

Sitúa las remolachas en contenedores a pleno sol.

Cuidado de la remolacha en maceta

Las remolachas cultivadas en contenedores son fáciles de cuidar si se les proporciona agua, condiciones de aireación y un excelente drenaje. Pueden ser propensos a las deficiencias de boro y el exceso de nitrógeno alentará el crecimiento a expensas del desarrollo de las raíces, por lo que un buen suelo es clave. Siempre que se proporcionen condiciones de suelo adecuadas, las remolachas toleran la baja fertilidad y no necesitan fertilización adicional.

Estas plantas bienales son susceptibles a la pudrición de la raíz, la mancha de la hoja de la cercospora y la costra, todo lo cual puede evitarse evitando humedecer el follaje y regar en exceso. Riegue en la base de la planta y mantenga las plantas diluidas para permitir la circulación de aire.

Las remolachas también pueden verse afectadas por los mineros. Las plantas pueden necesitar una cubierta ligera de malla fina o tela de queso para protegerlas de las moscas adultas. Recoge a mano y destruye las hojas infestadas para evitar la propagación de los mineros.

Ver el vídeo: Como Plantar Chayote o Papa del Aire en Maceta. La Huerta de Ivan (Febrero 2020).