Enfermedades de la calabaza de calabacín: enfermedades comunes de las plantas de calabacín

Una de las verduras más prolíficas es el calabacín. Solo pensar en todas las calabazas rellenas, el pan de calabacín y las aplicaciones frescas o cocidas para las frutas verdes y gloriosas de esta planta me hacen la boca agua. Lamentablemente, hay algunas enfermedades de las plantas de calabacín que debe vigilar para cosechar esa cosecha abundante. El tratamiento de las enfermedades del calabacín a menudo comienza con la preparación del suelo, la rotación de cultivos y una pequeña planificación previa para minimizar cualquier problema potencial.

Enfermedades de las plantas de calabacín

Las plantas de calabacín son una de las verduras más fáciles de cultivar. Con un sol pleno, un suelo bien drenado con abundante materia orgánica y agua, los calabacines producirán fruta fielmente durante todo el verano. De hecho, puede dárselo a amigos y vecinos porque la planta produce más de lo que puede comer.

Las únicas cosas que pueden disminuir este crecimiento desenfrenado son problemas de calabacín como insectos y enfermedades. Las enfermedades de las plantas de calabacín generalmente provienen de un insecto vector o problemas de hongos. El control de las plagas de insectos y el cuidado cultural son a menudo la clave para cortar de raíz las enfermedades de la calabaza de calabacín.

Enfermedades fúngicas

Las hojas de calabaza son notoriamente sensibles al mildiu polvoriento. Este es uno de los problemas más comunes con el calabacín y surge cuando las hojas se humedecen en climas cálidos, que no se secan de manera oportuna. Este ambiente húmedo y cálido permite que florezca el oidio.

Otras enfermedades fúngicas comunes que afectan el calabacín incluyen:

  • El mildiu es una enfermedad fúngica foliar que crea manchas amarillas en las hojas.
  • Hoja de deporte Septoria, que puede pasar el invierno en los escombros del jardín.
  • El tizón del tallo gomoso y la podredumbre negra se explican por sí mismos con respecto a sus síntomas.
  • Pudrición de la fruta Choanephora crece en las flores y en el desarrollo de la fruta, destruyendo su comestibilidad.
  • Fusarium es una enfermedad fúngica que puede atacar muchos tipos de plantas. Las plantas de calabacín se marchitarán y morirán a medida que la enfermedad ataque el sistema de raíces.
  • La antracnosis también ataca muchos tipos de plantas y se propaga rápidamente en condiciones de alta humedad.

Muchos otros hongos viven en el suelo y persisten durante años, floreciendo e infectando plantas cuando las condiciones son óptimas.

Enfermedades virales

Las enfermedades víricas de la calabaza de calabacín a menudo se transmiten a la planta desde un insecto cuando se alimenta. Los culpables habituales son los ácaros, pulgones, escamas y trips.

  • Las hojas amarillentas pueden ser un signo de una enfermedad transmitida por pulgones llamada Cutebitáceos luteovirus amarillos transmitidos por áfidos.
  • Trastorno de retraso del crecimiento de cucurbitáceas amarillas Proviene de una especie de mosca blanca y produce manchas amarillas y sabor reducido en la fruta.
  • El virus del mosaico de la calabaza proviene de los escarabajos del pepino y causa hojas distorsionadas y quebradizas y frutos deformados y apetitosos. El virus del mosaico del calabacín se introduce mediante la alimentación de áfidos.
  • La marchitez bacteriana también se introduce a partir de los escarabajos del pepino. Las hojas se vuelven amarillas y el virus obstruye el sistema vascular de la planta.

Al igual que con las enfermedades fúngicas, las enfermedades virales también se albergan en el suelo y las plagas que las introducen viven en la hoja caída y los restos de plantas en el suelo.

Tratamiento de enfermedades de calabacín

Para evitar muchos problemas de calabacín, practique la rotación de cultivos y limpie los escombros del año anterior, que pueden albergar enfermedades y plagas que transmiten enfermedades.

Prevenga los insectos que introducen virus durante la alimentación con jabones insecticidas o explosiones rápidas de agua.

Retire las hojas que están infectadas con moho polvoriento y otras enfermedades fúngicas para prevenir la propagación. No composte estos, ya que algunas enfermedades fúngicas persistirán.

Elija variedades de calabacín resistentes a enfermedades.

Use polvo de cobre o rocíe cada 10 días para controlar muchas enfermedades fúngicas.

Evite regar las hojas de calabacín desde arriba. Esto mantiene las hojas húmedas y permite que florezcan las esporas de hongos. El riego por goteo es más útil para el riego objetivo y para mantener las hojas en buenas condiciones.